Ante versiones infundadas en las que se pretende poner en duda la legítima propiedad del predio en el que fue construido el Palacio de la Cultura y la Comunicación – PALCCO, impulsado por esta organización empresarial, nos permitimos hacer las siguientes aclaraciones:

El señor Héctor Marcos Medina Orendáin dice haber adquirido un predio que supuestamente involucra los terrenos de PALCCO, a través de un contrato privado es decir, no legalizado fechado en 1982, razón por la cual se considera afectado e incluso despojado cuando, en realidad, no ha comprobado ante las instancias legales correspondientes su aseveración.

Sin el ánimo de entrar en polémicas ya que el tema, por nuestra parte, se ha ventilado básicamente en los órganos jurisdiccionales, es necesario puntualizar que Radiodifusoras y Televisoras de Occidente, A.C. (RATO), es una asociación legalmente constituida desde 1969 y debidamente registrada y, como tal, sujeta a derechos y obligaciones. Como persona moral, RATO adquirió a través de un procedimiento judicial la propiedad y posesión otorgada por un Juez a su favor y que legitimó ante el Registro Público de la Propiedad.

Señala el señor Medina Orendáin que ha realizado varios procedimientos ante diferentes instancias, lo cual le corresponde a derecho. De igual forma, la RATO también ha correspondido en la defensa de sus propios derechos, con plena confianza en las autoridades competentes de la materia y en el Estado de Derecho que nos rige, para someterse a las resoluciones correspondientes.

Por ello, la RATO se pronuncia, primero, por el respeto irrestricto a las leyes y a las autoridades que las hacen valer. De ahí que, pese a que nuestro organismo está constituido precisamente por medios de comunicación, hemos optado porque este asunto sea exclusivamente competencia de las instancias judiciales. No entendemos, por tanto, la necesidad del señor Medina Orendáin y sus abogados por intentar un manejo mediático y no jurídico de este asunto. Tampoco los alcances de sus pretensiones o los intereses ocultos de su proceder.

Simplemente optamos por dar su lugar a la autoridad que desde luego dispone ya de los argumentos y documentación para tomar una decisión, autoridad en la que confiamos plenamente y que nos sujetaremos a la determinación que tome.

Regresar

Cartelera

Categorías

Ver
Video